¿QUIÉNES SOMOS

La historia del grupo se remonta a principios del año 2019, con el encuentro algo casual entre Nelly Servigne Olaya, colombiana, madre e inspiradora de Pablo Servigne, quien para ese entonces —junto con Raphaël Stevens— ya habían acuñado el término Colapsología y publicado Comment tout peut s’effondrer: Petit manuel de collapsologie à l'usage des générations présentes (Cómo todo puede colapsar: Breve manual de colapsología para las generaciones presentes, publicado por Le Seuil, 2015, y traducido al español como Colapsología por Arpa Editores), y con Juliana Castaño, antropóloga colombiana radicada en Francia, quien acababa de descubrir el universo de la colapsología sin ni siquiera haber leído el famoso libro que ya contaba con ¡más de 70 mil copias vendidas!.

Nelly ejerció su profesión de Ingeniera de Sistemas en Francia y desde 2004 se interesa a la Permacultura/Ecocultura, a la Transición Ecológica, a las técnicas ancestrales de la renovación y conservación del patrimonio arquitectónico rural en Francia. 

Con la curiosidad a flor de piel, Juliana decide asistir a una conferencia de Pablo donde por pura casualidad se encuentra con Alejandro Balentine, (economista, geógrafo y traductor), y quien se había apasionado por la reflexión alrededor de la colapsología, las tesis de Pablo y la posibilidad de llevarlas al mundo hispanohablante. Juliana y Alejandro ya habían trabajado en la organización de un seminario en París en 2016 sobre Paz y Biodiversidad en Colombia.

Del encuentro entre Nelly, Juliana y Alejandro surgiría un primer grupo de trabajo cuyo principal objetivo sería gestionar la traducción del libro al español. La dificultad de conseguir un editor interesado en publicarlo en español, puso en evidencia la necesidad de primero hacer conocer la colapsología en América Latina, lo cual conllevaría la creación de un grupo Facebook a través del cual se vincularía Alan Suarez al equipo, ingeniero químico de profesión, y traductor y profesor de pasión, radicado en Milán (Italia). La llegada de Alan permitió la creación del blog y permitiría avanzar a pasos agigantados en la traducción de contenidos al español. Entre ellos el libro Une agriculture sans pétrole (Una Agricultura sin Petróleo, Barricade, 2012).

Laura Obando Olaya, prima de Pablo, por curiosidad de saber en qué andaba su primo y por qué daba tanto de qué hablar, se encontró con que tenían muchas coincidencias de pensamiento. Luego, encontrándose con Nelly y estudiando y analizando cómo poner en práctica ese pensamiento en Colombia, en la tierrita, quiso «unificar» esta práctica con el equipo de trabajo de traducción, aprendiendo y tratando de llevar el pensamiento a la vivencia: actualmente se llevan a cabo experimentos a pequeña escala sobre posibles respuestas ante las distorsiones y los riesgos del sistema, y sobre todo en lo que concierne a la preparación de una agricultura sin petróleo.

«De manera optimista, tenemos fe en la inteligencia humana para rectificar ese camino suicida y asesino que nos ha llevado al borde de la extinción, y creo que vamos a encontrar soluciones para reemplazar el petróleo, principal causante material de la crisis climática, y sobre todo una mejor disposición a aceptar nuestros errores y, con humildad y precaución, implementar esos nuevos métodos y tecnologías, sin creernos dioses y portadores de la verdad. Como en todo proyecto, habrá barreras, dificultades, que han de superarse con ayuda de la concepción y diseño de una estrategia que incluya una visión, unos principios y valores compartidos. Luego de esta definición y concertación todos los planes son implementables, y las barreras superables.

Construir algo en comunidad es un reto que entendemos requiere compromiso, persistencia, resiliencia, flexibilidad, relevos, descansos, tolerancia, respeto, límites, entusiasmo, humildad en el conocimiento, compartir y, sobre todo mucho amor».

 

Andrés Zambrano llegó a conocer a la mayoría de los miembros del grupo y su trabajo a través de una conferencia de colapsología hecha en Zipaquirá, Colombia. Con formación académica en el área de la ciencia de sistemas complejos, encontró que muchas de la perspectivas dentro de la colapsología eran aptas para tratarlas e interpretarlas desde dicha área. Esto se debe a que la mayoría de sistemas reales son complejos en cierto grado. Por ende tienen propiedades que emergen a partir de las interacciones de varios de sus elementos (económicos, sociales, ambientales, tecnológicos etc.) y que no se pueden tratar como elementos aislados. Entender estas interdependencias y sus consecuencias es uno de los temas centrales en el estudio de los sistemas complejos. Andrés también tiene varios intereses interdisciplinarios: desde la psicología y la historia reciente y antigua, hasta el estudio de la creación de sistemas humanos simbióticos.

 

Nelly volvió a tomar contacto con Margarita De Vivero Zuber, con quien había cofundado la Asociación para la Enseñanza de la Cultura Latinoamericana en Francia (APECLAF) en el contexto del Liceo Internacional de Saint Germain en Laye, donde sus propios hijos estudiaban. Marga es psicopedagoga, investigadora en psicopedagogia perceptiva y educación transdisciplinaria, y desarrolla recursos pedagógicos para favorecer la transformación y la participación activa del ser humano en el cambio de la sociedad, de si mismo, y de su relacion con los otros, con el mundo y con la naturaleza.

POSTULADOS

 

1. Creemos que el estudio de la colapsología es pertinente para entender las dinámicas de los sistemas humanos y terrestres a diferentes escalas que se interrelacionan: a través de estudios científicos, de la observación histórica y la interdisciplinariedad de los enfoques y la intuición, la colapsología pretende entender lo que implica la posibilidad de un colapso de la civilización termoindustrial (y tecnoindustrial). Este planteamiento puede ayudar a entender las problemáticas, los riesgos y las posibilidades, y a actuar con un número de herramientas analíticas y experienciales más complejo y nutrido.

 

2. Nuestra acción y reflexión es eminentemente política en el sentido de que deseamos transformar profundamente la sociedad actual, actuando desde la base, por fuera del ámbito político enmarcado por las instituciones del Estado y del sistema hegemónico capitalista nacional y global. No podemos permitirnos esperar sus decisiones, pues son las lógicas y las prácticas de ese sistema las que se encuentran en el origen del problema civilizatorio. Además, ya es tarde. Los cambios en la política nacional y sus instituciones vendrían después.

 

3. Proponemos crear puentes entre los procesos de pensamiento y de acción planteados desde la colapsología, la permacultura y otras dinámicas (planteadas en Francia y otros territorios del Norte global), y los procesos locales y propios de América Latina. Proponemos también incentivar un enfoque territorial, entendiendo que desde lo ancestral y lo étnico puede ser una llave teórico-práctica para la multiplicación de otros mundos que puedan ser diversos y resilientes ante el colapso.

Somos conscientes de que en los territorios del Sur global los procesos emancipatorios deben partir de la base y reivindicar sus rasgos propios.

PRINCIPIOS

 
  • Compromiso: buscamos personas, seres, que quieran aportar de manera genuina a un mundo que minimice el impacto del ser humano.

  • Persistencia: proyecto de largo alcance que requerirá más que nuestras vidas.

  • Resiliencia: a pesar de las caídas y frustraciones, darle continuidad al proyecto con acciones de rectificación o refuerzo.

  • Flexibilidad: estructura, sistema, organización, comunidad que permita relevos y descansos de las personas que participan.

  • Tolerancia: tendremos ideologías políticas, pensamientos y economías diversas que nutrirán y complementarán, mas no discriminarán.

  • Respeto: la buena actitud y buena onda prevalecerán. Sabemos que al ser humanos hormonales, tenemos días no tan buenos, y preferiremos esos días buscar labores autónomas. Si nos toca convivir, mantendremos la buena actitud.

  • Límites: la tierra tiene límites y así mismo nuestras ambiciones humanas.

  • Entusiasmo: siempre daremos lo máximo que podamos, con alegría.

  • Humildad: el universo es infinito y nuestro conocimiento es ínfimo, así como las verdades son relativas (mas no los hechos).

  • Compartir: optimizar el capital social y todos los recursos que se nos brinden con la mayor cantidad de gente posible. Adicionalmente, toda información que se ofrezca es para el uso responsable de quien la necesite.

  • Transparencia: la información para compartir en todos sus aspectos. No tenemos secretos, a menos que compartir esta información perjudique a alguien o algo.

  • Responsabilidad: todo cuanto se realice en este grupo se hará con la mayor responsabilidad, con el fin de minimizar efectos adversos (correlacionado con el principio de precaución).

  • Amor: con cariño por ti, por mí, por nosotros, por vosotros, por ellos…

OBJETIVOS GENERALES

OBJETIVOS OPERACIONALES

 
  1. Traer al debate social latinoamericano (académico, familiar, asociativo, institucional) una forma distinta de observar los riesgos sistémicos globales entorno al paso destructor de la civilización termoindustrial: la colapsología.

  2. Generar la toma de conciencia del posible colapso del sistema global, sus mecanismos, causas y consecuencias sobre las sociedades y sobre la vida del planeta en general: colapso de la civilización, derrumbe de ecosistemas y especies, desestabilización climática y de todos los ciclos de los que depende la estabilidad para que exista la vida en la tierra.

  3. Identificar nuevas soluciones y posibilidades.

  4. Restaurar y reivindicar las propuestas y los manuales de los pueblos originarios que se basen en preservar los equilibrios del mundo vivo, así como otras formas de vivir en sociedad— para enfrentar los riesgos venideros, las catástrofes actuales y los problemas históricos de nuestras sociedades. Es decir, pensar en nuestro nuevo modo de vida, y en cómo prepararnos para un potencial colapso.

  5. Incentivar a los grupos a trabajar en colaboración desde ahora, facilitando el intercambio y creando procesos resilientes ante riesgos actuales y futuros en aumento.

  6. Incentivar en América Latina la Agroecologia bajo los parámetros y principios de la Ecocultura, Permacultura, y la colapsología para prepararnos a una agricultura sin petróleo.

Proponemos crear puentes entre los procesos de pensamiento y de acción planteados desde la colapsología, la Permacultura, y otras dinámicas (ya planteadas en el mundo), y desde los procesos locales y propios de América Latina.

 

  1. Traducir Traducir de otros idiomas al español documentos relacionados con la colapsología: libros, artículos, entrevistas, conferencias, etc. (ver la pagina web). Ejemplo: traducción del libro Una agricultura sin petróleo de Pablo Servigne.

  2. Organizar/participar en conferencias, charlas, tertulias, foros en América Latina.

  3. Desarrollar medios de comunicación (digitales y otros) para generar intercambios constructivos, curiosidad y pensamiento crítico; utilizar, incentivar y apoyar el uso de herramientas alternativas y abiertas al común que tiendan a la emancipación del usuario: software libre, y otras lowtech, monedas alternativas, sistemas de trueque, etc.

  4. Crear contenidos propios:

    • Escritos: artículos, libros, manuales, folletos.

    • Audiovisuales: videos, audios (podcasts)

    • Otras creaciones.

  5. Crear un grupo que permita divulgar los fundamentos nuevos de la ecocultura (permacultura aplicada a la agricultura): es imperativo lanzar el «movimiento de las microgranjas», a través de la creación y el fortalecimiento de redes de ayuda mutua, basándose en mecanismos colaborativos, horizontales y «desde abajo», con el fin de:

    • Lograr —o acercarse a— la autosuficiencia y generar ingresos monetarios en terrenos de aproximadamente una hectárea de tierra.

    • Despertar vocaciones para los «agricultores del mañana», pues la agricultura contemporánea se encuentra en un callejón sin salida debido a la fuerte dependencia del petróleo y de recursos no renovables. Esta agricultura no podrá alimentar la humanidad del mañana.

    • Incitar a quienes se formen en este grupo a mantenerse conectados entre sí, teniendo en cuenta una conciencia y unas preocupaciones comunes.

  6. Apoyar el diseño y desarrollo de proyectos que cumplan los principios definidos.      

    • Ej: EcoAldea / Resguardo / Reserva Forestal de la Sociedad Civil en Gámbita, Santander.

  7. herramientas educativas para desarrollar la ayuda mutua, y participar así en el desarrollo de una nueva sociedad.