Fracking: un dilema insensato

Actualizado: 13 de dic de 2020



Autor: Andrés Zambrano - Colapsología América Latina

Edición: equipo Colapsología


Este texto toma tres perspectivas diferentes para analizar el tema del fracking: desde la economía, desde la salud y desde el medio ambiente. Esta separación es artificial en el sentido de que estas perspectivas son interdependientes y realmente deben verse como una totalidad. Sin embargo, en aras de estructurar mejor los argumentos, las he dividido para generar una narrativa más fácil de explicar.

Se pretende utilizar el alcance de las redes para difundir información que permita entender los efectos del fracking, y así impulsar el crecimiento de movimientos de resistencia.


Perspectiva económica

Generalmente hablando, y observando el comportamiento de algunas de las empresas más rentables durante este año (con alta capacidad de producción respecto al fracking), éstas no podrían generar ganancias que lleven a su crecimiento «necesario» si el precio del petróleo está por debajo de 40-50 USD sin hablar de los subsidios estatales multimillonarios que reciben estas compañías a nivel mundial 1). Se trata de empresas con años de experiencia en una región, y con el suficiente desarrollo en su infraestructura como para poder trabajar con esos márgenes de ganancia. En regiones menos industrializadas—como en el caso de Latinoamérica—, ¿cuál sería ese «valor mínimo» que permitiría generar ganancias? ¿En cuánto está el petróleo hoy en día 2, y cuáles son los pronósticos?


Aun para esas grandes empresas el actual precio es marginal como para generar ganancias. Extrapolando burdamente y a largo plazo las tendencias del mercado y de las grandes compañías petroleras 3, es de esperar que la dependencia en materia de hidrocarburos sea algo del pasado; en gran parte debido a la actual transformación del sistema energético global. A corto y mediano plazo, es más difícil establecer lo mismo, dada la actual dependencia de nuestra civilización respecto a los hidrocarburos 4. Los que son «Big Oil» (las «grandes petroleras») en este momento se están convirtiendo en «Big Green» (las «grandes renovables») 3. Siempre y cuando se mantenga la correlación entre crecimiento económico y emisiones de CO2 5 —cuyos efectos son conocidos por las mismas petroleras y grupos de inversión competentes 6—, seguiremos en el mismo camino hacia la autodestrucción. ¿Qué quiere decir esto? Que bajo nuestro actual paradigma y a medida que la «calidad de vida» mejora, estaremos contribuyendo cada vez más al declive. El hecho de que la «calidad de vida» está implícitamente relacionada con la aparente necesidad de aumentar el uso/consumo de energía, nos lleva a una situación donde de una u otra forma vamos a tener un incremento en la demanda. Este paradigma no solamente es insostenible, sino que es completamente insensato; hay que cambiar hacia algo nuevo; hay que vivir sobriamente.


Volviendo al actual paradigma, desde la perspectiva del actual sistema tendrá que haber fuentes de energía que cubran esa demanda. Dado que la crisis climática ha pasado de ser algo que podían ocultar 7-10, a algo que se ha convertido en un trabajo de relaciones públicas 11, hasta tal punto que ya no se puede seguir negando, el nuevo dominio energético tiene que salir de lo tradicional y mirar hacia lo «verde y renovable». Y no porque se hayan dado cuenta de la inminente destrucción que se está causando, sino más bien porque los actores dentro del mismo «mercado» ya están enviando señales para los que las pueden ver 6. ¿Tiene sentido invertir en sistemas que económicamente están casi que destinados a caer en un futuro no muy lejano? Dentro del contexto Latinoamericano, ¿cuánto tiempo tomaría implementar una infraestructura masiva que genere estas «ganancias», que al cabo de una década serán cada vez más difíciles de obtener, dado que los hidrocarburos (petróleo, gas) serán desplazados por otras fuentes? ¿Cómo funcionarían los subsidios estatales necesarios para desarrollar esa industria?.


Finalmente, hay un argumento que se presenta como si fuera razonable con respecto a la implementación del fracking: «hacer fracking primero por un tiempo, porque nos da independencia energética, esperar a que la energía renovable baje de precio y "dejar que el mercado decida"». En una realidad donde las consecuencias del uso de hidrocarburos no existiera, dicho argumento podría tener algo de razón. Pero ya bien sabemos que esto no es así. La crisis que hemos desatado desde hace más de un siglo, y que cada año que pasa sin hacer algo significativo al respecto se pone cada vez peor y más difícil de mitigar, se nutre de nuestro consumo de hidrocarburos... así de fácil. No lo saben solamente los científicos ni la población en general, pero sí lo saben muy bien las mismas corporaciones y entidades que a puertas abiertas dicen una cosa, pero que a puertas cerradas entienden más que nadie las consecuencias 6.

La crisis que hemos desatado desde hace más de un siglo, y que cada año que pasa sin hacer algo significativo al respecto se pone cada vez peor y más difícil de mitigar, se nutre de nuestro consumo de hidrocarburos... así de fácil.

Salud y Medio ambiente

Aunque los efectos del fracking en la salud han sido estudiados y documentados extensamente, la pregunta no es si el fracking es segur o si perjudica la salud; no, ya sabemos más que suficiente sobre sus efectos en la salud 12-17, y los efectos en la salud del medio ambiente 12,15–21. No vamos a entrar más en detalle, porque en realidad los hechos y los estudios científicos hablan por sí solos (es algo para abordar en detalle en otra ocasión). No vamos a adentrarnos en las mentiras y engaños de las petroleras sobre sus efectos en el clima, efectos que ya conocían desde los años setenta 8-10. El verdadero dilema sobre si hacer o no fracking se sintetiza en lo siguiente:


• «¿Qué tanto nos queremos envenenar con uno de los procesos mas tóxicos en extracción de hidrocarburos, el cual aumenta significativamente las emisiones de metano que en un periodo de 20 años es 87 veces más potente que el CO2 22-23?».

• «Hay que generar ganancias y crecimiento a expensas de la salud del medio ambiente, nuestra salud, la de nuestros descendientes y la del resto de habitantes del planeta».

En otras palabras—y para ponerlo en términos de una analogía— es equivalente a tener dos vasos llenos de líquido: uno contienes agua y el otro un veneno letal. El «dilema» entre escoger o no el fracking es un dilema similar a escoger entre el vaso con agua y el vaso con el veneno: en principio no debe existir tal dilema (y si lo hay, es un dilema tan claro como escoger entre la vida y la muerte), entonces, ¿por qué aceptamos este dilema en el contexto del fracking? ¿Por qué «necesitamos» incrementar unos indicadores artificiales y desconectados de la realidad? ¿Dónde queda la vida y nuestra responsabilidad fundamental hacia nosotros mismos y hacia los futuros habitantes de este planeta? ¿Acaso no tenemos otras tecnologías que ameritan desarrollo e implementación en lugar del fracking, y que quizá sean de menor impacto? ¿Qué tanta energía necesitamos extraer en realidad para que cada habitante pueda tener una vida sobria y pueda formar parte del ecosistema (en lugar de depender de su explotación)? El argumento de que el fracking es «una fuente de temporal de energía» (como supuesta transición de hidrocarburos a energías renovables) niega la emergencia en la que estamos. Lo mejor que hemos podido hacer como civilizacióon es llegar al Acuerdo de París (esencialmente fue un pacto para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5º C), después de haber incumplido otros pactos en años y décadas anteriores. En este momento, nuestra trayectoria persigue un incremento de 2,0 ºC para comienzos de 2100 —si tomamos los análisis más optimistas 24—. Si consideramos las palabras de las mismas entidades que están financiando la explotación de hidrocarburos, estamos en una trayectoria que nos llevaría a 3,5 ºC para el 2100 6 (esto no lo divulgaron voluntariamente, sino que salió a la luz pública después de una filtración a comienzos de 2020). Es decir, ya estamos en una situación donde cada incremento de partículas por millón (PPM) de gases de efecto invernadero es significativo. No tiene sentido —sin importar cómo lo miremos, y teniendo en cuenta los argumentos anteriores— utilizar tecnologías y procesos que contribuyen a acelerar la degradación de los ecosistemas y de nuestra propia especie.

Referencias


  1. Ellsmoor J. United States Spend Ten Times More On Fossil Fuel Subsidies Than Education. Forbes. https://www.forbes.com/sites/jamesellsmoor/2019/06/15/united-states-spend-ten-times-more-on-fossil-fuel-subsidies-than-education/

  2. GmbH finanzen net. Crude Oil Price Today | WTI OIL PRICE CHART | OIL PRICE PER BARREL | Markets Insider. markets.businessinsider.com. https://markets.businessinsider.com/commodities/oil-price?type=wti

  3. Mario Zurbito. Why Big Oil Will Become Big Green – Katusa Research. https://dev.katusaresearch.com/big-oil-will-become-big-green/

  4. David Messier. The Future Of Fracking In The United States. https://oilprice.com/Energy/Energy-General/The-Future-Of-Fracking-In-The-United-States.html

  5. CO₂ emissions per capita vs GDP per capita. Our World in Data. https://ourworldindata.org/grapher/co2-emissions-vs-gdp

  6. The Guardian. JP Morgan economists warn climate crisis is threat to human race. the Guardian. 2020. http://www.theguardian.com/environment/2020/feb/21/jp-morgan-economists-warn-climate-crisis-threat-human-race

  7. Walters J. Environmental groups demand inquiry after Exxon “misled public” on climate. The Guardian. 2015 Oct 30. https://www.theguardian.com/us-news/2015/oct/30/exxonmobil-climate-change-environmental-groups-federal-investigation

  8. Supran G, Oreskes N. Assessing ExxonMobil’s climate change communications (1977–2014). Environ Res Lett. 2017 Aug;12(8):084019.

  9. Banerjee N, Song L, Hasemyer D. Exxon’s Own Research Confirmed Fossil Fuels’ Role in Global Warming Decades Ago. Inside Climate News. 2015. https://insideclimatenews.org/news/16092015/exxons-own-research-confirmed-fossil-fuels-role-in-global-warming/

  10. Sara Jerving, Katie Jennings, Masako Melissa Hirsch and Susanne Rust. What Exxon knew about the Earth’s melting Arctic. 2015. http://graphics.latimes.com/exxon-arctic/

  11. Hiar C, E, Thursday EN reporterPublished:, June 18, 2020. OIL AND GAS: Slip-up reveals Chevron ties to architect of climate attack. https://www.eenews.net/stories/1063407645

  12. Hays J, Shonkoff SBC. Toward an Understanding of the Environmental and Public Health Impacts of Unconventional Natural Gas Development: A Categorical Assessment of the Peer-Reviewed Scientific Literature, 2009-2015. PLoS One. 2016 Apr 20. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4838293/

  13. Webinar: Radioactive Fracking Wastewater: Chilling Threat to Health. Physicians for Social Responsibility. https://www.psr.org/blog/resource/webinar-radioactive-fracking-wastewater-chilling-threat-to-health/

  14. Colborn T, Kwiatkowski C, Schultz K, Bachran M. Natural Gas Operations from a Public Health Perspective. Human and Ecological Risk Assessment: An International Journal. 2011 Sep 1;17(5):1039–56.

  15. Fracking and Water Contamination. Physicians for Social Responsibility. https://www.psr.org/blog/resource/fracking-and-water-contamination/

  16. Compendium of Scientific, Medical, and Media Findings Demonstrating Risks and Harms of Fracking. Physicians for Social Responsibility. https://www.psr.org/blog/resource/compendium-of-scientific-medical-and-media-findings-demonstrating-risks-and-harms-of-fracking/

  17. Climate and Health Risks of Liquified Natural Gas. Physicians for Social Responsibility. https://www.psr.org/blog/resource/climate-and-health-risks-of-liquified-natural-gas/

  18. Patterson LA, Konschnik KE, Wiseman H, Fargione J, Maloney KO, Kiesecker J, et al. Unconventional Oil and Gas Spills: Risks, Mitigation Priorities, and State Reporting Requirements. Environ Sci Technol. 2017 Mar 7;51(5):2563–73.

  19. Hincks T, Aspinall W, Cooke R, Gernon T. Oklahoma’s induced seismicity strongly linked to wastewater injection depth. Science. 2018 Mar 16;359(6381):1251–5.

  20. Bao X, Eaton DW. Fault activation by hydraulic fracturing in western Canada. Science. 2016 Dec 16;354(6318):1406–9.

  21. US EPA National Center for Environmental Assessment IO. Hydraulic Fracturing for Oil and Gas: Impacts from the Hydraulic Fracturing Water Cycle on Drinking Water Resources in the United States (Final Report). https://cfpub.epa.gov/ncea/hfstudy/recordisplay.cfm?deid=332990

  22. Howarth RW. A bridge to nowhere: methane emissions and the greenhouse gas footprint of natural gas. Energy Sci Eng. 2014 Jun;2(2):47–60.

  23. Howarth RW, Santoro R, Ingraffea A. Methane and the greenhouse-gas footprint of natural gas from shale formations. Climatic Change. 2011 Apr 12;106(4):679.

  24. Climate Action Tracker. Climate Action Tracker. https://climateactiontracker.org/